Perspectiva {del latín, perspectiva}. Es el arte de dibujar para recrear la profundidad y la posición relativa de los objetos comunes. En un dibujo, la perspectiva simula la profundidad y los efectos de reducción. Es también la ilusión visual que percibe el observador que le ayuda a determinar la profundidad y situación de los objetos a distintas distancias.Por analogía, también se llama perspectiva al conjunto de circunstancias que rodean al observador, y que influyen en su percepción o en su juicio.

La wikipedia define así perspectiva, y es precisamente de esa analogía con respecto al individuo de lo que queremos hablar hoy. Cambiar tu perspectiva de las cosas puede convertir tus heridas más profundas en las mejores oportunidades que la vida que ha dado.

Es fundamental abrazar las cicatrices del ayer y descubrir cuales son nuestros objetivos con el fin de conectar mejor con los demás. Pero no aceptándolos como recordatorios horribles de lo mal que lo hemos pasado sino como insignias de honor porque en realidad son la celebración que hemos sobrevivido, hemos aprendido lecciones, desarrollado el carácter y fortificada nuestra fe. Así que deberían ser la fuente de nuestros agradecimientos diarios.

Entonces, si queremos transformar el sufrimiento de ayer en oportunidades hoy, no hace falta rebuscar en el pasado, sino integrar esta creencia porque cada experiencia, cae adversidad o incluso las peores tragedias son las que te han traído hasta donde estas hoy. Y hoy, con esa perspectiva estas eligiendo lo que te va suceder en el futuro. Hoy, es el día para despertar de la vivir con los ojos cerrados y abrazar el regalo de la vida. Hoy es el día para vivir inspirado. Hoy, podrías volver a vivir las mismas cosas que te sucedieron en el pasado pero desde una perspectiva diferente. Por que una vez integrada esta creencia, las experiencias serán solo manifestaciones y no expresiones de tu propio ser.

La verdadera espiritualidad nos da el valor de vivir más profundamente, y de comprometernos con la vida más plenamente. No se trata de cambiar lo que somos, se trata de comprenderlo, aceptarlo y mejorarlo. Aprender a sintonizar con tu intuición y confiar en tu interior. Y será una fuente creativa, llena de ideas, que siempre te va traer algo nuevo. Como todas las cosas, podemos utilizar lo que tenemos y la lente a través de la cual lo percibimos. No hay una manera correcta de estar en el mundo, hay un conjunto de intereses que son superiores o inferiores a otra. Estos simplemente son por sí mismos. Y a través de la espiritualidad, igual que a través de una ventana de cristales de color, podemos ver las situaciones y recuerdos de una manera más brillante y mágica.