¿Tu casa huele a limpio  o a producto químico?

La mayoría de los productos de limpieza del hogar son tóxicos y además contaminan. Pero no sólo eso, nuestras casas se quedan impregnadas de estas sustancias y las respiramos y absorbemos a través de la piel.

Si queremos mejorar esta situación y tener una actitud ecológica lo mejor es aplicar el sentido común y simplificar (la palabra mágica). No hace falta que tires por el fregadero todas tus botellas de amoníaco, lejía, ambientadores, insecticidas y abrillantadores, puedes usarlos hasta que se acaben e ir reemplazándolos por alternativas mas naturales. Mientras tanto, aquí te pasamos unas cuantas pautas para que puedas preparar  productos seguros, eficaces y ecológicos con cosas que tenemos en casa y no contribuir a la degradación de nuestro planeta:

Hay pequeñas cosas como descalzarse al entrar en casa (evitará que la llenes de contaminación y bacterias de la calle), encender palo santo y pasear por toda la casa( ayudará a limpiar la energía de los espacios y purificar el aire) y poner en un quemador aceite esencial de lavanda y/o clavo, árbol de té conseguirán un ambiente mucho mas limpio y relajado en tu hogar.