Ingredientes

200 gr de harina de trigo integral

1 cucharada de polvo para hornear

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

2 cucharaditas de canela

1 cucharadita de jengibre molido

½ cucharadita de nuez moscada

½ cucharadita de pimienta

Una pizca de sal marina

½ taza de aceite de coco

2/3 taza Sirope de arce

2 cucharaditas de extracto de vainilla

2 tazas de zanahoria finamente rallada

1 taza de pasas (puedes sustituir por piña picada)

1 taza de nueces tostadas y picadas

2 tazas de anacardos, a remojo la noche anterior

1/2 taza de leche vegetal

Un chorrito de zumo de naranja

2 cdas. de melaza de arroz

 

Preparación

Bate los anacardos junto a la melaza y el zumo de naranja para hacer el glaseado. Vete añadiendo poco a poco la bebida vegetal hasta obtener la textura deseada, tiene que estar espesa. Reserva en la nevera.

Precalienta el horno a 180ºC.

Mezcla en un bol grande la harina tamizada, el polvo de hornear,  el bicarbonato de sodio, las especias y la sal.

Mezcla el aceite, el jarabe de arce, la leche de soja, y el extracto de vainilla con la batidora y añade a los ingredientes secos hasta formar una masa.

Añade las nueces, las zanahorias y pasas y mezcla suavemente. Vierte en molde y hornea durante 25-30 minutos.

Deja enfriar en una rejilla y decora con el glaseado de naranja la parte superior y con nueces tostadas.

Voilà!